sábado, 29 de enero de 2005

Esfera

Esfera armilarUna de las imágenes más recurrentes de la mística de todas las culturas para expresar la idea de perfección absoluta es la de la esfera. En la filosofía oriental la encontramos, por ejemplo, en la rueda cósmica del taoísmo, cuyos movimientos debe seguir, sin inmutarse, el Sabio, pues sólo así será completamente libre. La tradición filosófica occidental resulta especialmente rica en el empleo de metáforas que recurren a la forma esférica. Y es que desde los pitagóricos, las corrientes más influyentes del pensamiento griego consideraron la esfera como la más perfecta de las figuras geométricas. Así, Parménides concibió el ser como perfecto en todas sus partes, comparable a una redondeada esfera, idea que tomó posiblemente siguiendo el ejemplo de Jenófanes quien, en opinión de algunos autores, fue el primero en concebir a Dios en forma esférica. Quien sin duda alguna lo imaginó así fue Empédocles, para quien la divinidad era "una realidad esferoide llena de alegre orgullo en su dominador reposo". Según Empédocles, la esfera es la imagen del mundo "cuando el Amor lo penetra enteramente", la etapa final que ha de volver necesariamente.

Platón y sus seguidores (muy especialmente, Plotino) fueron también fervorosos defensores de la esfera como metáfora suprema de la perfección, y a través de su corriente filosófica la idea llegó hasta la Baja Edad Media. Así, en el Liber XXXIV Philosophorum, un libro pseudohermético del siglo XII, aparece la siguiente fórmula: Deus est sphaera cujus centrum ubique, circumferentia nusquam (“Dios es una esfera cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia no se halla en parte alguna”), definición de la divinidad que cita Tomás de Aquino y que Pascal tomaría tal cual, seguramente a través de Montaigne. En el siglo XIII, la metáfora es empleada también por Roberto Grosseteste, para quien "Dios es también luz y el universo una esfera luminosa que se expande desde un punto central en las tres dimensiones del espacio". La idea se encuentra en otros muchos autores: Leibniz, Rabelais, Tauler, Eckhart, Marsilio Ficino, Nicolás de Cusa, Kepler, Paracelso, en la cábala protorrenacentista y hasta en los antiguos himnos órficos y, por supuesto, no es ajena al idealismo alemán. Así, la encontramos en Fichte, Schelling, Oken o van Baader, a través de los cuales llega incontaminada hasta el siglo XX.

Pero un hombre NO es una esfera. Así que está decidido. El lunes me pongo a dieta.

(No puedo sino expresar mi eterna gratitud a José Ferrater Mora y su excepcional Diccionario de Filosofía, que me acompaña desde hace muchos años y sin el cual este post habría sido completamente imposible)

8 comentarios:

Saf dijo...

¡¡Gratitud a Ferrater!! ¡¡Gratitud a Ferrater!! ...¡vamos, lo que hay que oir! ... si me lo hubiera preguntado a mí, na más verle y quizá con otros parábolos se lo hubiera dicho:

-Araña, hay que quitarse tres kilos.

.....pero nada.... ¡Ni una oportunidad de que le diera mi opinión (yo, tan discreta)!

Saf ;-pppppp

P.D. Interesante. Mucho.

Egonauta dijo...

Dignísima conclusión para tan certero aserto. Falta por especificar la naturaleza calendaria del lunes mencionado, ya que en un espacio-tiempo de naturaleza esférica, puede corresponder a lunes tan variados, como los que selecciono yo para iniciar mis sacrificios vanos a la línea esbelta que sin alcanzar persigo.

Inicie raudo tan cruel sufrimiento y persevere contumaz en el intento.

Egonauta

Saf dijo...

Eso: persevere, persevere...

Egonauta, seguramente lo "del lunes" será por el cuentecillo aquel de Mañana ayunará Juan.

Y al hilo de las circunferencias (¡Hay que ver QUÉ luna, la de anoche!) y de lo de las comidas (que vengo de una cacería, con el hombro maltrecho y las tripas llenas), decirle a Ud., D.Araña que... ¡no es lego ni ná, ni ná... a dónde de lejos se va y hasta qué lugar se mueve para bajar una talla de pantalón! (como se traiga Ud. estas milongas a la hora de decidir si el arroz va a ser SOS o NOMEN y el jamón ARGAL o CAMPOFRÍO... le cierran el mercado)

Pero como Ud. es muy listo-relisto... lo mismo es que el sistema éste es el bueno. El lunes iré a que me corten el pelo pensando en los Jardines Flotantes de Babilonia y en los seguidores de la Rosacruz...

Saf ;-pppp

Ignacio dijo...

El señor Araña lo que está es copiándome los trucos de marketing ;-)

La donna è mobile dijo...

Lo que hay que saber para perder peso:

-"Lo único que no engorda es lo que se queda en el plato" (mi madre dixit)

Y después, por lógica, no comerse barbaridades y hacer algo de ejercicio. Manquesea caminar durante una hora al día uuuuu hacer el amor a diario que parece que no, pero pone de un tipo...

La donna è mobile dijo...

(lo de hacer el amor y eso, cuando se alcanzan cotas de 400 ítems semanales, e incluso algunas menos —bajando hasta, límite, el siete— además, deja mejor piel y en algunos afornados casos, hasta saca músculo. Con perdón.)

XD ¡Bon día!

Anónimo dijo...

se ha liado con lo de hacer el amor.
Y no sabe como arreglarlo.

La donna è mobile dijo...

Bueno, pero porque yo de según qué cosas, me estoy quitando.