martes, 14 de diciembre de 2004

Comisiones

Ya dijimos algo de eso por aquí (en plural mayestático, que queda más in y más académico y más todo). Que algunos de los que consideraban la comisión de investigación poco menos que sinónimo de la democracia empiecen a decir lo mismo no está mal: "Cabe preguntarse, a la vista de la postura de cada una de las fuerzas políticas, si la Comisión de investigación ha servido para algo más que reafirmar las posiciones de partida. Porque si las revelaciones y los datos ofrecidos durante meses por los distintos comparecientes sucumben a apriorismos y a interesados juicios de valor, la verdad que salga de la comisión será una verdad a la medida de cada una de las partes, pero no la que merecen las 192 víctimas mortales del 11-M." (ABC. Editorial, 14-12-04)

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Al frente de la comisión (y por supuesto con la misión de redactar las conclusiones) debería haber estado una figura independiente.

Pero ¿quién encuentra una figura independiente? y de haberla, ¿quién estaría dispuesto a darle carta blanca?

Paolo dijo...

Sospecho que una comisión partidista no sirve para nada. La comisión tendría que haber estado formada por personas independientes y orientar sus conclusiones hacia la prevención. Claro que el problema sería cómo se escoge a los independientes... Los americanos nos dan mil vueltas, en eso y en otras muchas cosas.