sábado, 17 de julio de 2004

Comisiones (2)

Bastaron unas pocas horas para que todos nos diéramos cuenta de que ni el PP ni el PSOE buscaban en la Comisión Parlamentaria del 11-M ninguna verdad, sólo la defensa de sus posturas y la justificación de sus actuaciones entre el momento del atentado y el de las elecciones. Han pasado los días y todo ha ido a peor. El Presidente de la comisión desmintiendo a un vicepresidente, éste contactando con un testigo antes de la declaración, "testigos de partido" convenientemente aleccionados, incluso en sedes políticas, funcionarios policiales contradiciéndose unos a otros, informes de la seguridad del Estado tan triviales y pueriles que uno se asusta de los oídos y los ojos que nos vigilan, un fiscal que dice ignorar hasta el hecho más elemental del caso, pero que se permite juicios acerca de la responsabilidad del atentado, un juez estrella ejerciendo de tal, un expresidente del Gobierno que reconoce haberse quedado con informes secretos, y todo ello aderezado por las manipulaciones permanentes de los titulares de El País, que luego contradecían sistemáticamente las informaciones interiores, o los comentarios de Carlos Llamas y sus adláteres en la SER, justo de ellos, difusores de la única mentira comprobada de aquellos días terribles... Y 192 muertos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!

Soy Carlos y también tengo un blog, http://crucedecaminos.blogia.com ... por si lo quieres visitar.

Me gusta lo que escribes y las notas que lanzas al mundo, aunque este en desacuerdo contigo en cuanto a tus ideas políticas.

Respecto a tu artículo, pues mi opinión es que me parece triste que asocies a la Cadena Ser, sus presentadores y colaboradores con la matanza del 11 de marzo; Quizás mintieron o quizás no, depende de con que prisma lo mires, pero lo que es indudable es que quien mató a mis madrileños fueron unos muchachos radicales y obcecados en proporcionarnos una venganza, cuyo motivo real solo ellos sabían.

Y esto esta por encima de intereses partidistas, medios de comunicación, Aznar o Zapatero. Y realmente es lo único que debería importarnos.

Un saludo,

Carlos.

Ignacio dijo...

Dijeron que había un suicida entre los cadáveres. Suicida no había, luego mintieron. No tiene mucha discusión.

Paolo dijo...

Carlos, unas puntualizaciones:

1) Los responsables del atentado del 11-M fueron única y exclusivamente los cabrones que pusieron las bombas, sus encubridores y quienes de uno u otro modo los alentaron.

2) El gobierno del PP gestionó la información sobre los atentados de forma penosa, lamentable y escandalosamente chapucera y parcial.

3) La oposición se aprovechó políticamente de los atentados de manera irresponsable y miserable.

4) PRISA funcionó como un órgano de propaganda del PSOE y difundió la única mentira absolutamente comprobada de aquellos días. Esto último es un hecho, sin discusión, porque la Verdad no admite versiones ni prismas para mirarla.

5) Pasado el tiempo cada cual se ha dedicado a mantener y justificar sus actuaciones de entonces. Los políticos, casi sin excepciones, están demostrando una mezquindad, una desfachatez y una falta de grandeza política y humana verdaderamente sonrojantes. Pero desde PRISA se está llegando a niveles de manipulación absolutamente dignos del gobierno de una república bananera. En los últimos días ha habido titulares de El País que se han limitado a denigrar al anterior gobierno desde la más burda propaganda, pues si uno se leía la información interior de los periodistas llegaba a conclusiones diferentes a las que se difundían en los titulares (más o menos como Acebes, que daba una información y luego, apoyándose en ella, elucubraba de manera fantasiosa). Carlos Llamas me parece, sencillamente, un comisario político metido a periodista, como lo fue María Antonia Iglesias con Felipe González en TVE o más recientemente Urdaci con Aznar. Algunos de sus comentarios “editoriales” de los últimos días han sido tan torticeros, arbitrarios y mendaces que uno se asombra de que algunos de sus contertulios, a los que respeta intelectualmente, no hayan pedido permiso mientras los hacía para salir a tomar el fresco y, de paso, vomitar.

6) Durante muchos años, El País fue mi periódico, la cadena SER mi emisora de radio y el PSOE mi partido.

... y una pregunta: ¿Cuáles son mis ideas políticas?