sábado, 29 de septiembre de 2007

Una idea de España (II)

Hay por supuesto otras ideas de España, que sus postulantes considerarán igualmente defendibles. Justamente por eso, porque las ideas sentimentales sobre lo que es o debe ser la nación son múltiples, subjetivas y no siempre compatibles entre sí, es deseable encontrar un punto de acuerdo racional y objetivo, que sea aceptable por todos y que todos estén dispuestos a defender, y a mí no se me ocurre otro que el de la Ciudadanía, es decir el del Derecho, el de una justicia igual para todos, con obligaciones y derechos iguales para todos, claramente definidos en un documento base (la Constitución) dentro de un sistema de libre concurrencia y democracia, y a partir de aquí que cada cual defienda su propio proyecto como mejor entienda (con el límite, obvio, de las leyes).

En cualquier caso, para mí, repito, las naciones no pueden ser sólo (no son en realidad) un sistema administrativo común, es decir, no son sólo Estado (aunque se identifiquen en la práctica con él), y España, estoy convencido, es mucho más que eso, es una trama inextricable de afectos e intereses forjados en una historia de convivencia milenaria (sí, milenaria). Si la memoria no me juega una mala pasada, creo que fue Francesc Cambó quien en un momento de su trayectoria de nacionalista catalán se separó de la línea independentista de Macià al afirmar que la convivencia de siglos había creado tal madeja de relaciones entre los habitantes de España que la independencia de cualquiera de sus partes no podía sino causar un trauma de consecuencias nefastas para todos. En su interesantísimo libro sobre el nacionalismo, Alfredo Cruz Prados afirmaba que las naciones necesitan un proyecto común que las impulse. En mi opinión, ese proyecto común no sería en España otra cosa que una mirada global, española, sobre los problemas globales y locales, por encima de particularismos y localismos, es decir la tendencia contraria a la que vivimos hoy, cuando se ha instalado la idea de que la presión regional, localista es la única manera de no resultar marginado en el reparto de inversiones. Hace unos días, en una muy seguida tertulia radiofónica, un famosísimo (y para mí, penoso) periodista madrileño decía a un celebérrimo colega andaluz que él tenía que estar en el fondo muy contento porque Andalucía era la principal beneficiaria del chalaneo de la financiación autonómica. Pues bien, yo, como andaluz, no estoy contento, no estoy en absoluto contento, porque la rapiña autonómica en la que nos hemos instalado sólo causa (está causando ya) insolidaridad, desapego afectivo entre los españoles y el fomento de un clientelismo regional de paniaguados que hace de la democracia una auténtica caricatura de sí misma.

Quiero decir con todo esto que si bien la idea de España como una simple nación de ciudadanos libres debe ser la base común de nuestro proyecto colectivo, el contenido con el que eso se llene no resulta indiferente, que hay proyectos políticos que favorecen la solidaridad y la cohesión y, en ese sentido, nos benefician a todos, y proyectos que sólo alientan el egoísmo particularista y el separatismo, y que por tanto nos perjudican en la misma medida. De ahí que el nuevo partido de Savater y Díez no pueda quedarse en una simple definición de España como nación de ciudadanos, lo cual considero por supuesto básico, que espero (esperamos, me atrevería a decir) algo más. Es por eso que la famosa referencia de Savater a que "la idea de España se la suda" me parezca muy desafortunada para salir de los labios del promotor de un nuevo partido político. Y que conste que la entiendo, que estoy convencido de conocer el sentido en el que está pronunciada. De hecho, varios días después, Carlos Martínez Gorriarán daba en su blog una explicación sobre el particular que puedo compartir perfectamente y que, por su interés, transcribo:

[...] que ideas de España hay tantas como españoles (unas 44 millones, creo). Que el problema no son esas ideas –FS tendrá la suya, claro, sino la insistencia de algunos autoerigidos guardianes de la nación en que hay una Idea de España obligatoria: pues mire, esa es otra variedad del nacionalismo obligatorio que detestamos. No estamos aquí para soportar a gente que habla en nombre de Cataluña, que te quiere meter a balazos la gran Euskal Herria o que vocifere tu presunta obligación de asumir su Idea de España. Lo que importa de la nación es que es una sociedad de ciudadanos que comparten una comunidad con muchas dimensiones, pero cuya dimensión más importante es la ciudadanía en un Estado. En un Estado de derecho, naturalmente (comparto con los liberales la idea de que lo único que justifica al Estado es su obligación de garantizar las libertades públicas e imponer la paz monopolizando estrictamente el ejercicio de la violencia). Vamos, que lo importante es la ciudadanía española, no la fantasmagórica Idea de España que parece formulada por un Hegel de zarzuela. Así pues, la única idea de España que debemos aceptar los 44 millones se llama Constitución. Fernando Savater lleva defendiendo muchos años la ciudadanía española, y explicando que ser ciudadano comporta tanto derechos y libertades personales como obligaciones y responsabilidades comunes. No conozco a nadie que haya defendido tan bien este sencillo y vital principio como Fernando Savater, ni que haya estado tan amenazado y perseguido durante tanto tiempo por hacerlo tan claramente, cuando podía haberse dedicado a sus cosas y mientras algunos de sus críticos actuales iban con dodotis. Para mí, y para cualquiera que no se crea Don Pelayo, eso es defender España.
No es muy distinto de lo que yo llevo dicho, con una sola objeción: yo sí creo que la idea (minúsculas) de España es importante, yo sí creo que es crucial que un partido político que nace lo haga llenando de contenido ese espacio inconcreto que queda pasada la primera (y necesaria) definición de carácter formalmente administrativo, y es más, creo que UPD tiene una idea de España, tiene un proyecto, cuyas líneas generales se han difundido ya. Por eso me parece aún más erróneo el comentario de Savater, que quizá no se ha dado todavía cuenta de que ya no es sólo un intelectual que conecta con los ciudadanos escribiendo libros y columnas en los periódicos, sino que es el promotor de un partido político que aspira a convertirse en un factor clave para la gobernabilidad del país. Quienes compartimos su visión de España (y yo, globalmente, la comparto) no esperábamos que nos dijera que "la idea de España se la suda", sino que hiciera una defensa de su idea de España, que sin duda tiene y que muchos, repito, compartimos. Cuando uno se mete a político tiene que cuidar mucho expresiones como éstas, fácilmente manipulables y no comprensibles para un conjunto no pequeño de ciudadanos. Lo recogía perfectamente Esteban en su Cuadrilátero de ayer.

Cuadrilátero de Esteban. 28-09-2007
Pues eso. Hoy se presenta formalmente en sociedad UPD. De corazón y por interés, mucha suerte.

8 comentarios:

Alberich el Negro dijo...

Estimado Paolo:
Acabo de hacer una primera lectura de tu aportación y quiero ser el primero en decir algo (aunque no tenga alcance metafísico): nada más que añadir a la misma (me parece...).
Saludos desde el Nibelheim.

Alberich el Negro dijo...

Bueno sí: remitir al blog de Enrique Baltanás, donde colgué anoche una respuesta a Ignacio en la que, más o menos, planteo lo mismo que tú aquí (aunque con otras palabras y motivada por una discusión iniciada previamente a propósito de la última boutade de Fernando Savater).
SDEN

Paolo dijo...

En el blog de Santiago González se comenta hoy este texto que, al aparecer, se repartió en un papel durante la presentación pública de ayer de UPD:

Nosotros no tenemos reparo en declarar que si ser de izquierdas ahora es apoyar en España las exigencias nacionalistas o separatistas, la asimetría regional o el diálogo político con los terroristas, y en política exterior tener como referente a Fidel Castro o Chávez……entonces somos de derechas. Y que si pertenecer a la derecha exige considerar la homosexualidad una enfermedad (y el matrimonio entre personas del mismo sexo una indecente aberración), un delito el aborto o la experimentación genética con fines curativos, y tener a los padres por exclusivos responsables de la formación ética de sus hijos aún en cuestiones cívicas, además de estar obligados a apoyar la invasión de Irak o a considerar inalterable la distribución de la renta y resignarse ante la pobreza de millones de hombres y mujeres….pues entonces no habrá más remedio que ser de izquierdas.

La verdad es que me parece bastante desafortunado.

Alberich el Negro dijo...

Ciertamente, Paolo, desafortunada declaración de intenciones que sólo viene a reforzar lo que ya se ha apuntado en algún otro foro: ¿necesidad que el nuevo partido tiene de distanciarse del PP (por si alguien los confundiera)?

Lo malo es que, para hacerlo, se cae en el recurso fácil al insulto, pues mientras que lo dicho sobre la izquierda (al menos la oficialista de hoy día) en ese manifiesto del que tú extractas ese pasaje sí es cierto en prácticamente en todos sus puntos, las acusaciones lanzadas contra el PP son desproporcionadas, maniqueas e inexactas, cuando no abiertamente falsas y mentirosas.

¿Qué se pretende con ello? Quizá sea una manera —bastante inoportuna, por cierto— de hacer ver algo a lo que se refirió Boadella durante su intervención: dejar bien claro que el nuevo partido no está por jugar a la retórica de izquierdas y derechas, sino de acabar con la «coartada caduca y sectaria» de las ideologías políticas tradicionales, evitando así el pernicioso juego de «situarnos a un lado… y contra el otro». Claro que si es verdad que el documento repartido durante el acto forma parte del contenido programático de UPyD (algunos lo han puesto en duda) el efecto obtenido no es precisamente el anunciado por Boadella.

Muy interesantes resultan, sobre este tema, las aportaciones realizadas por Concalma en el blog de Santiago González.

¿Han visto ustedes (has visto Paolo) los vídeos de la presentación del nuevo partido que se han colgado en YouTube y en la página web de Plataforma PRO? Los mensajes de quienes allí hablaron —el de Boadella, Savater, Vargas Llosa y, sobre todo, el más político de Rosa Díez— fueron mucho más equidistantes, mesurados y razonables de lo que parece deducirse por el contenido de ese texto que, al parecer, se repartió en el acto.

Hay otra cosa que no termino de entender en la valoración de algunas personas a la hora de enjuiciar el surgimiento de UPyD: su preocupación y convencimiento absoluto de que éste va a quitar votos al PP (o sólo a él). Yo pienso, por el contrario, que a quien puede arañárselos es, precisamente, al PSOE. Pero bueno, seguramente estaré equivocado. En cualquier caso, confío en que, provengan de donde provengan esos votos (también hay gente que no ha votado nunca y que ahora se puede sentir atraída), llegado el caso, PP y UPyD gobiernen en coalición para evitar que el actual PSOE y sus aliados separatistas lo hagan. Claro, que más seguro para todos sería que alguien diera un “golpe de estado” en el PSOE (¡uy, perdón!; quería decir un “golpe de timón”) y echara a la patulea que ahora dirige el partido (a pesar de lo cual seguiría siendo difícil perdonar lo que han consentido sus militantes; especialmente los que tienen poder en él).

De todos modos, mantengo la esperanza y opino que habrá que esperar a la presentación completa y detallada del programa electoral de UPyD a ver cuáles son todas sus propuestas. Para empezar, una de ellas —el modelo federal cerrado de España que se propugna desde la página de Plataforma PRO—, no es que me satisfaga demasiado.

Saludos desde el Nibelheim.

Paolo dijo...

La presentación en sí deja en cambio un estupendo sabor de boca. [Una advertencia: la calidad del audio es sólo regular; resulta conveniente subir mucho el sonido de los altavoces o utilizar auriculares]

Albert Boadella (I)
Albert Boadella (II)
Fernando Savater I
Fernando Savater II
Mario Vargas Llosa I
Mario Vargas Llosa II
Rosa Díez I
Rosa Díez II
Rosa Díez III
Rosa Diéz IV

Ignacio dijo...

Yo estuve en la pre-presentación en Málaga, y ahí Rosa Díez, en la mredida en que criticó al PP, lo hizo por malas actuaciones reales y contrastables (el estatuto valenciano, el apoyo al andaluz, el entusiasmo por la navarridad insolidaria de UPN...). No le escuchamos en cambio ni una palabra de esas acusaciones vagas y genéricas que hace el manifiesto.

CMG sí que lo asume hoy, pero sin entrar en razonarlo, más bien a las bravas.

Paolo dijo...

Sí, el post de hoy de CMG resulta bastante decepcionante. Además arremete de forma un poco inconsciente contra todos los críticos, incluidos los que parecen muy partidarios del proyecto. Creo que es un grave error de novato. No se trata desde luego de clonar las actitudes cínicas o hipócritas de otros muchos veteranos de la política, pero sí de presentar las cosas con algo más de humildad y de aceptar que las críticas no son siempre destructivas, sino que pueden tener una parte de verdad, y las realizadas contra el manifiesto tienen mucho de verdad (y además creo que son buenas para el propio partido).

Alberich el Negro dijo...

¡Atención! He aquí el enlace donde puede leerse el manifiesto fundacional completo del nuevo partido UPyD:

http://argelaguer.nireblog.com/post/2007/09/29/union-progreso-y-democracia-upyd-manifiesto-fundacional

Sigue siendo muy desafortunado el extracto del que hablan en el blog de Santiago González, pero queda aldo diluido en el conjunto del texto.

En dicho enlace también aparecen colgados los estatutos de dicha formación.

SDEN.