martes, 25 de septiembre de 2007

Una idea de la belleza



Con esta escena (más en concreto, desde la aparición de la mesa de juego a la luz de las velas hasta el beso), creí sentir por primera vez en mi vida el síndrome de Stendhal.

3 comentarios:

Ignacio dijo...

¿Está la escena iluminada sólo con velas? No entiendo de fotografía, pero me intriga la cosa...

Paolo dijo...

Interesante apreciación. A mí también me intriga. No estaría mal que algún experto pudiera aclararlo. Si alguien me lee y conoce a alguien que pueda resolver la duda, que se lo plantee y luego venga aquí y lo cuente (si ella quiere).

Antonio dijo...

Esta respuesta no es la del experto que pides pero por si acaso sirve: lo que yo he oído decir siempre en los cineclubs de mi juventud era: 1.- sí está ilumninada sólo con velas, 2.- esas velas no son normales sino creadas especialmente para dar más luz, 3.- Se utilizó una lente especial (la famosa lente "encargada a la Nasa" decían los presentadores), 4.- se utilizó una película de altísima sensibilidad.
Aparte de esto, también me parece una película prodigiosa. Saludos