jueves, 23 de febrero de 2006

Democracia

GolpeYo estaba en clase de matemáticas. Mercedes, la celadora, escuchaba la sesión parlamentaria por la radio, se asustó y tocó el timbre. Así que ese dia salimos diez minutos antes. Luego fue la inconsciencia plena. Llegaban rumores de que en el casino de los señoritos todo el mundo entraba con la mano en alto y gritando consignas franquistas, pero yo me fui tranquilamente a dormir. Al día siguiente me levanté a la hora de siempre y me fui al instituto como de costumbre. No se hablaba de otra cosa, pero sólo en los corrillos. Algunos hasta habían visto al rey vestido de militar a las tantas de la madrugada; otros se habían pasado la noche pegados a un transistor. Las clases fueron como siempre. Nadie, ni la profesora de historia, cambió un ápice ni el programa ni sus planes. Hoy pienso que aquella normalidad significaba que el golpe había sido derrotado antes incluso de escenificarse de la forma patética que todos recordamos.

5 comentarios:

Turulato dijo...

¡Exacto!

Ignacio dijo...

Yo estaba en los jesuitas. Uno de mi clase se levantó inopinadamente brazo en alto y gritó: ¡¡Viva el ejército y la guardia civil!!

El cura levantó la vista de los papeles que traía y dijo: fuera de clase, **, con el soniquete ese inimitable, como de cansada rutina que tenían los curas para expulsar o mandar copias.

Ahí se acabó el golpe en mi colegio, sí.

Roma dijo...

Creo que todo el mundo, aquí en este país, recuerda lo que estaba haciendo ese día en el momento en que se enteró de lo que estaba ocurriendo. Yo estaba de mudanza, cambiándome de casa, y tan engullida por la limpieza de ventanas y cristales que se me hizo de noche, y al salir de allí, de una finca todavía vacía, sin ninguna ánima viviente, vi la calle completamente en silencio, quieta, extrañamente quieta, y no lo entendía, hasta que llegué a casa y me lo explicaron, más o menos, porque en realidad las imágenes del asalto las veríamos todos muchas veces, pero después, no ese mismo día 23.
Pues nada, eso. Que yo también estuve; y que me ha hecho reír mucho ese cura de la clase de Ignacio.

Saludos

Ignacio dijo...

Releo y aclaro: la historieta es del día siguiente (será una bobada, pero si no parece que ** estaba al tanto de todo).

La Oruga dijo...

Al final va a tener razón ERC, el golpe falló por el... ¿cómo era?... ejemplar comportamiento cívico de la ciudadanía.