lunes, 26 de marzo de 2007

¿Periodistas o mamporreros?

Es incompatible con la decencia, pero sobre todo con la semántica, que un periodista que se dice independiente firme esto:

Los periodistas de la Cadena SER deseamos manifestar lo siguiente:

1.-Que como periodistas que nunca hemos tenido problemas para realizar nuestro trabajo de forma independiente en el Grupo PRISA, consideramos que las declaraciones de Jesús de Polanco son simple y llanamente fruto de la libertad de expresión consagrada en la Constitución y de la legítima opinión personal, tal y como él mismo se encargó de subrayar durante la Junta de Accionistas. Muy lejos, por cierto, de los insultos y descalificaciones que otros medios de comunicación lanzan diariamente contra las principales instituciones democráticas españolas y algunas fuerzas políticas

2.- Que consideramos un chantaje inaceptable la advertencia del PP dirigida a los accionistas, anunciantes y clientes de Prisa, de boicotear las convocatorias de entrevistas, tertulias y programas de empresas del grupo, entre ellas la Cadena SER.

3.- Que compartimos las palabras de Jesús de Polanco cuando afirma que "es muy difícil ser neutral cuando una de las partes considera que todo vale con tal de recuperar el poder".

4. Que estamos de acuerdo con Jesús de Polanco en el deseo de que en España exista "un partido de derechas, moderno y laico" como alternativa democrática a la izquierda, en vez de una "derecha radical que apoya manifestaciones que son franquismo puro y duro".

5- Que a pesar del boicot anunciado por el Partido Popular, los periodistas de la SER seguiremos buscando cada día las opiniones y declaraciones de los políticos del PP para trasladar una información veraz y objetiva a la ciudadanía española.
Pese a los mesecitos que llevamos, lo cierto es que no había leído nada tan grotesco en mi vida.

Han pasado ya cinco días y sin noticias de disidentes...

7 comentarios:

e-catarsis dijo...

Por la mañana...buenos días.

Ejemplo:

¿Sabe cómo le llama el señor Jiménes Losantos al señor Rajoy cuando éste no hace lo que a juicio del periodista debiera hacer?

"maricomplejines"...

simpático ¿no?...pues no, a mi juicio es un insulto ( a fiscales, políticos en el gobierno, y demás también los adorna...), vaya esto como ejemplo ilustrativo para diferenciar lo que siempre en mi humilde opinión es un insulto de una opinión.
Vivo en la creencia de que se puede decir todo aquello que se piensa siempre que no se caiga en la descalificación y el insulto y Polanco ( aqui nadie es un santo ni falta que hace y vaya esto por delante) que yo recuerde expresó una opinión sobre su ideal de un partido de derechas...en un foro privado y aunque fuera público, es su opinión, como otros tienen las suyas y...las expresan ¡vaya si lo hacen! y ahora me pregunto
¿Dónde está el problema?
Yo sé, porque leo su blog que usted y yo no somos de la misma cuerda..ni falta que hace, porque yo...entro...leo...comento o..no lo hago y....desde el respeto que usted me merece...pues tan contentos
¿es tan dificil?¿se siente usted ofendido?
...no lo creo es más supongo que le resultarán muy estimulantes las disonancias...bien
Pues partiendo de esto yo no acabo de entender ciertas cosas, pero la que no entiendo por encima de todas es que opinar libremente de tanto miedo.
Me preocupa sinceramente que no haya habido ni un sólo tema que al PP le pareciera ni mínimamente digno de discusión sosegada con el Gobierno, es que ni uno...suena raro la verdad, suena a no querer...

Saludos madrugadores

Ignacio dijo...

Hombre, Polanco ha dicho que las manifestaciones del PP eran puro franquismo. Eso es una opinión, claro, y también un insulto.

(No quiero decir con esto que me parezca bien la reacción, que no me lo parece; es sólo que resulta necesario apoyarse sobre los hechos para después opinar)

Er Opi dijo...

Es ciertísimo: lo de Polanco es inaceptable, sencillamente. Y entiendo a e-catarsis cuando dice lo de Losantos (y cosas peores, mucho peores que las de Polanco, le he escuchado comentar), pero creo que no hace falta recordar los disparates de la COPE o Libertad Digital para comentar lo del empresario, que no tiene justificación.

Abrazos,

Er Opi.

Ignacio dijo...

Pues yo, fíjese, será que soy especialmente insensible, pero no me parecen tan inaceptables los insultos. Creo que todo el mundo tiene derecho a insultar, y que suficiente castigo (y desincentivo, por tanto) es el ridículo que hace quien insulta, el desprestigio que se echa en lo alto.

Cuando lo hace mal, quiero decir: también contemplo casos en que la calificación veraz de una conducta resulta inevitablemente en un insulto. Si señalamos, verazmente, que Felipe Glez era el responsable último de los GAL, y por tanto un canalla, un cínico y un mentiroso; o que Otegui es un tipejo siniestro que participa en y se alegra de los crímenes, o que Acebes llevó la indignidad a nuevos límites los días posteriores al atentado de Atocha... no les estamos llamando nada bonito, eso es evidente. Pero no lo es menos que tenemos derecho a hacerlo, e incluso se puede sostener que obramos bien haciéndolo.

Resumiendo: lo más grave de los insultos de Polanco es que son absolutamente falsos.

Er Opi dijo...

Certo, tiene usted razón.

Abrazos,

Er Opi.

Paolo dijo...

Yo no hablaba para nada de Polanco, pero si hay que hablar se habla. El señor Polanco tiene todo el derecho del mundo a decir lo que le plazca... asumiendo lógicamente la responsabilidad de sus afirmaciones en todos los ámbitos. Al PP, desde los medios de Prisa se le ha dicho (y se le dice) de todo, y a mí siempre que sean opiniones políticas me parece bien (otra cosa es que esté o no de acuerdo con ellas). Se pueden expresar incluso con absoluta radicalidad. Decir por ejemplo (como hace el Gobierno un día sí y otro también) que el PP ayuda a la estrategia terrorista, que sus medios crispan el ambiente, que su política es contraria a los intereses de España y a los del cambio climático, en fin, lo que sea, siempre que sea un juicio sobre intenciones políticas. (Abro paréntesis: no sigo a Jiménez Losantos, pero cada vez que se arma un escándalo con alguna de sus cosas y leo sus declaraciones se ajustan básicamente a esto que estoy diciendo, cierto que en un tono poco afortunado. Cierro paréntesis).

Lo que hizo Polanco el otro día dista mucho de ser un juicio sobre la política del PP, lo que hizo fue, llana y directamente, mentir, mentir además de forma infamante, porque no hay un solo elemento objetivo, ni uno solo, que pueda vincular la famosa manifestación convocada por el PP con el franquismo. Al tratar de relacionar a los cientos de miles de asistentes a esa manifestación y a los millones de seguidores que el PP tiene en todo el país con un régimen dictatorial, el señor Polanco no solo opinó, sino que insultó, infamó gravemente a una parte no precisamente menor de la sociedad española. O sea, la decisión tomada por la dirección del PP (no voy a entrar en si acertada o desacertada) no se produce como consecuencia del tratamiento informativo dado por los periodistas del grupo Prisa a la realidad informativa (que fue lo que provocó el boicot del PSOE a Telemadrid y la televisón balear, digamos de paso), sino a la infamia y al insulto vertidos en un acto público por un poderosísimo empresario de la comunicación.

Pero decía que yo no hablaba de Polanco, sino de los periodistas de la SER, y es que, aunque Zapatero nos haya malacostumbrado, uno no puede afirmar una cosa y a la vez su contraria sin caer en el más grotesco de los ridículos. Un periodista no puede decirse a sí mismo que es independiente y trasladador de información veraz y objetiva y a la vez salir a cubrir las mentiras flagrantes y los comentarios tendenciosos y apriorísticos del jefe que le paga. Como todavía no ha aparecido ningún periodista de la SER (yo al menos no lo he escuchado) a decir que ellos no respaldan el comunicado del Comité de Empresa, entiendo que en la SER no hay un solo trabajador con un mínimo de sentido del ridículo (aunque puede ser también que haya mucho miedo, claro está, que no todos los periodistas son un Hermann Tertsch, muy posiblemente el mejor cronista de política internacional de nuestro país, con un futuro plenamente asegurado).

Recodillo: Insulta nuestra inteligencia afirmaciones del tipo de la vicepresi ("El Gobierno no da instrucciones al Fiscal General del Estado") aplicada al ambiente periodístico, que uno sabe algo de eso. Los directores de los periódicos y de las cadenas de radio no necesitan recibir instrucciones directas para saber qué cosa gustará al que paga y cuál no, más aún si el que paga las hace públicamente explícitas en la Junta General de Accionistas (exactamente igual que el Fiscal General del Estado respecto de su Gobierno). Por favor, no nos tomen por imbéciles.

Er Opi dijo...

Sólo por aclarar: mi primer mensaje no respondía al post, sino a e-catarsis (también estoy de acuerdo con el post del blog, por cierto).

Sólo una cuestión (también estoy de acuerdo con su último mensaje -qué bonito, podemos ir todos cogidos de la mano ;-)-): Losantos miente mucho. Muchísimo. Pero un montonazo enorme. Y lo hace con insultos de lo más grueso. Hubo una época en que le escuchaba a las 6.30 (hora canaria) y tuve que dejar de hacerlo por no aguantar ese tono (muchas veces realmente exaltado) combinado con insultos y mentiras a esas horas de la mañana. De verdad que es alucinante. Hay que escucharle a esas horas para sentir realmente repugnancia por muchas de las cosas que dice y por cómo las dice.

Abrazos,

Er Opi.

PS: por encontrar otro punto de discrepancia, simplemente (por molestar, vamos, que si no esto es aburrido ;-)): no puedo con los análisis (la mayoría de los que he leído, quiero decir) de Terstch.