miércoles, 6 de septiembre de 2006

Sefarad (4)

Aromas de Sefarad. Trío Sefarad
Las variantes textuales son norma corriente en un repertorio transmitido por vía oral, más aún en el seno de grupos humanos acostumbrados al viaje constante e inesperado, a la peregrinación y el exilio. Más llama la atención el estilo que aquí utiliza el Trío Sefarad, tan distinto del de Accentus Austria que esto podría pasar por una función de fin de curso en cualquier instituto argentino o uruguayo. La técnica de emisión de Nora Ustermann, sus adornos, su vibrato (exagerado sin duda) nos colocan en otro ambiente, menos refinado, más populachero y racial. El acompañamiento a base de violín y guitarra (lástima su decaimiento) nos saca del palacio y de la alcoba y nos deja en medio de la calle, en el gheto, rodeados por perros hambrientos que bailan al son de la melodía quebrada y por prisioneros marcados a fuego que muerden a las ratas. Pero la memoria conserva el idioma y los sueños de amor...


A la una yo nací. Trío Sefarad. (Lachrimae)

4 comentarios:

Peggy dijo...

ummm que interesante....:)

Gin dijo...

¿Usted cree que la memoria es fiable, querido? (he vuelto, snif)

Martín García dijo...

Podríamos hablar de: sordera? envidia? sentido del gusto atrofiado? o sencillamente.........ignorancia. Sr. Paolo, cuando se hacen comentarios del tipo del suyo, se firman con nombre y apellido.
Creo que sus comentarios son absolutamente intrascendentes, equivocados y olvidables.

Martín García
martingarcia@arrakis.es

Paolo dijo...

Todo eso junto: sordera, envidia, atrofiado sentido del gusto, ignorancia, intrascendencia, error, olvido... ¡Uy!, ¿de qué estaba escribiendo yo? Se me ha olvidado...