jueves, 15 de junio de 2006

Softly

A veces pasa que me quedo enganchado a una melodía. Suelen ser canciones antiguas, muy antiguas (de trovadores medievales, franco-flamencas del siglo XV, isabelinas, lieder románticos...), aunque también ocurre en ocasiones con clásicos del pop. Es lo que me pasó el viernes pasado con este Killing me softly, original de Charles Fox y Norman Gimbell. En los últimos días me he dejado vencer por su incitante sensualidad y habré escuchado no menos de 30 versiones distintas de la balada. Las ha habido de todo tipo: cantadas por hombres y por mujeres, en inglés, en italiano y hasta en checo, a ritmo de rap, hip-hop y acid house, corales a cappella e instrumentales, empalagosas y golfas, fantasiosas y medidas, delicadas y apabullantes, frenéticas y acariciantes. Nadie ha logrado conmoverme como Roberta Flack en su inolvidable grabación de 1973.


Killing me softly (with his song), Roberta Flack.

9 comentarios:

La donna è mobile dijo...

Ya me la está enviando a mi despachito.

Er Opi dijo...

Eso lo dice porque no conoce la versión del grupo de mi hermano ;-)

Abrazos,

Er Opi.

Ignacio dijo...

Le envidio el capricho-obsesión. Yo llevo varios días acostándome con la infame versión mundialista de la infame canción del corral dando martillazos en mi cerebro caprichoso e indefenso.

Necesito un clavo de calidad que saque el otro clavo. Pero urgente.

Paolo dijo...

Opi, la quiero (¡¡ya!!).

Er Opi dijo...

Se la paso este fin de semana, Paolo.

Ignacio, ¿qué tal Ligeti? :D

Abrazos,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

¡Un momento!

¡Un momento!

¡¡¡¡Un momento!!!!

¿Es que nadie me lee?

Er Opi dijo...

Ah, y yo borraría el spam, puede llegar a ser realmente molesto, Paolo.

Un abrazo,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

Opi, si en los próximos minutos le salieran ubres y a su puerta tocara un ordeñador suizo de 2.15 de embergadura (con perdón), llámeme. Es por hacer una prueba.

(Yo me voy a quedar aquí deseándolo. Y a ver qué pasa.)

Portorosa dijo...

¿Es usted consciente de que al entrar en su blog uno es recibido por la canción (versión original) a la que Ignacio parece tener tanto apego?