viernes, 22 de abril de 2005

Libros

Mañana es el día del libro. A esta hora, decenas de artículos alumbrados por insignes columnistas descansarán ya en las redacciones de decenas de periódicos de España incitando a la lectura. Yo también tenía que escribir el mío. Aquí va:

Leer no es bueno. Y no me refiero a la habilidad necesaria para descifrar un texto escrito, que resulta imprescindible en nuestra sociedad. Me refiero a leer por gusto, por placer, por cultivarse, por aprender. Leer no es (necesariamente) bueno. Goebbels se jactaba de que leía un libro cada día. Y no sé ustedes, pero yo no tengo al ministro de propaganda nazi en mi panteón personal de la bonhomía y la virtud. Leer (así, en abstracto) no significa nada. Leer no hace mejor a nadie. (Herr Goebbels es sólo un minúsculo pececillo en un mar de lectores inicuos.) Ni más sabio. Recuerdo a un bibliotecario muy moderno que se enorgullecía de que a su biblioteca acudían muchas amas de casa. ¿Qué leen?, le pregunté. Novelitas de Corín Tellado, que hemos comprado para ellas. Vale. Leer no hace más reflexivo a nadie. Es más, estoy convencido de que leer puede llegar a idiotizar, y, de hecho, tiene completamente idiotizada a buena parte de la juventud española, que se mueve entre magos con varita, tierras medias y el apasionante romance que destapa el último número del Pronto (tú pasa el paño). Un libro es sólo un manojo de hojas cosidas, que puede almacenar el más excelso poemario jamás escrito, la teoría científica más trascendente y la más apasionante narración, pero también las mayores estupideces salidas de la mente más obtusa del mundo, la más infame bazofia disfrazada de literatura y hasta manuales para descuartizar a los vecinos sin que se entere la policía. (Con la circunstancia de que todo aquello que sigue a la conjunción adversativa es hoy lo más habitual y, por consiguiente, lo más leído.)

“Ten un hijo, planta un árbol, escribe un libro”. Esta fórmula para la perduración del nombre y la simiente de los hombres en el mundo es una de las más dañinas que jamás haya imaginado nadie. No sólo puede afectar a la superpoblación y al equilibrio ecológico mundial, sino que es producto de que diariamente se editen en el universo millones de páginas absolutamente innecesarias e inanes. Todo el mundo quiere escribir su libro. Bien. ¿Pero por qué me tiene que tocar siempre a mí corregir aquellos que pergeñan los mayores agujeros cerebrales con los que haya podido toparme en mi vida? Ya lo sé. Para que luego todos ellos puedan comentar orgullosos a sus amigos: “He cometido un libro”.

24 comentarios:

Gin dijo...

Pues... acaba de ayudarme a decidirme a pulsar la tecla "borrar".

Saf dijo...

¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhh, .....qué provocador! JAJAJAAAAAAA

Saf ;-))

Anónimo dijo...

Me da una pena el desprestigio que tienen y han tenido siempre las novelillas de Corín Tellado, que no puedo evitar decir algo al respecto.

Cuando yo tuve edad para empezar a leer cosas que no fueran las obligatorias del colegio y los libros de texto, lo primero que cogía eran las novelas que tenían abiertas mis hermanas mayores y sobre todo mi madre. Por asomarme a ver. Por hacerme mayor como ellas. Por ponerme enferma, como cuando descubrí en los estantes aquellos volúmenes que despertaban todo tipo de sensaciones luju-pecaminosas en mí. Veáse Miller.

Pero también tenía tiempo para leer a Esther y su mundo, a Lily y a Corín Tellado. En cuanto me juntaba con dos pesetas, iba corriendo con mucha emoción a comprarme una de esas historias que no se me caían de las manos. Emocionantes para una criatura que no sabe del amor y quiere saber, que quiere conocer a los mayores, lo que hacen, lo que sienten y llegan a vivir.

No serán el Quijote (válgame, no lo son), pero son ilusionantes para mucha gente y los volúmenes de ventas hablan por sí solos. Ahora no leería ninguna, o igual sí, yo qué sé, pero me da en la nariz que aceleran el pulso de muchos corazones tanto o más que el Ulyses o la Ilíada.

Por mal que literariamente esté.


(Donna, de anónima y tal)

Artaher dijo...

Esas novelitas de Corin Tellado estarán desprestigiadas, pero reto a los que tanto las critican, instalados en lo alto de una ficticia atalaya de superioridad, a que escriban una al menos similar.
Que no es tan fácil ese género. Tiene, como otros, su arte, su dificultad, su mérito.
Y a mi no me parece un género menor.

Anónimo dijo...

No es tan fácil tocar la fibra, no. Y no me refiero a abrazar una caja de All Bran.

(yo, otra vez, anónima y eso)

Anónimo dijo...

¿Otra vez deacuerdo con Artaher? ¿Qué me habré saltado la pastilla? (ella mira su pastillero) ¡Pues no! ¡Horror! ¡La medicación también empieza a fallar...!

(vamos, yo)

Artaher dijo...

Alto ahi, que en este caso, he sido yo quien ha coincidido con usted.
Y tampoco hace falta que sufra por coincidir conmigo. Hay cosas peores que eso, tampoco soy el hombre del saco ni el lobo feroz.
Y que solo coincidimos puntualmente, frente a profundas discrepancias varias.

Pero como me empieza a preocupar que le preocupe eso... pensaré a ver en el motivo de su preocupación.

Anónimo dijo...

No, a ver, si a mí me gusta hacer frente común tanto como estar del otro lado cuando se trata de usted. Así que no se mire nada, ya sabe lo que decía JRJ de la rosa, ¿no? pues eso. Dejadla. Dejadla.

¿Qué leía usted en sus adolescencias dolosas?

R.

Artaher dijo...

Ya concluí algo.
Usted, como multifacetica que es, creo que coincide conmigo cuando deja opinar a su faceta... digamos más sensata y bien intencionada.
Pero su otra faceta más digamos... rebelde :-) o lo que fuere, se lo recrimina. Y por eso se siente perturbada por la coincidencia.
Yo le sugiero que no le de importancia. Es un fenómeno natural. Desaparecerá con el tiempo ;-)

Margarida V dijo...

hola

me encanto el blog.
bien escrito. :))
continua!!!!
si quieres visita el mio, es nuevo pero tiene ya algunas cosas.

Anónimo dijo...

¿Tengo una cara rebelde que usted es capaz de perturbar, o que se perturba cuando coincide con usted? Lo segundo. Ya. Pues todo el tiempo he pensado que era al revés,

XPPPP

(la de antes)

Artaher dijo...

No hay que descartar que sean ambas cosas, por otra parte tampoco tan distantes y en realidad, entrelazadas.
Pero pensaré en ello, pensaré.
Bona nit

Anónimo dijo...

Bona nit, señor Artaher, :-)

Paolo dijo...

Primero me ponen verde, y luego usan mi blog para hacer manitas...

Ya sólo falta que lleguen (en tropel, como corresponde) los defensores de los Potter, los hobbits, el papel couché (y hasta de Joseph Goebbels). Si Saf se anima...

Anónimo dijo...

"para hacer manitas", "para hacer manitas"... ya te daré yo a ti "manitas", es más, te llenaré la cara de ellas.

XDDDDDD, so bolo

(tengo que acordarme de este password, joroba)

Artaher dijo...

¿hacer manitas?
Jajajaja, si usted ha sido capaz de ver tal cosa aquí ... , es capaz de ver cualquier cosa, incluso al mismísimo Espiritu Santo entero.
Si, entero, desde su ala izquierda (Küng) hasta su ala derecha (Ratzinger).

Pero si, regáñela: ella (como Eva en el paraiso) empezó el off-topic.

Anónimo dijo...

Ya no quedan caballeros....
No, no señor, ya no quedan....

(por cierto, ahora que estamos: la asociación Lluvia de estrellas-Fumata blanca-Elección Papal que hacen en el Palimpsesto es para rodar por los suelos: http://elpalimpsesto.blogspot.com/
y ya, que luego viene don Paolo con la rebaja)

(anónima descojonada)

Paolo dijo...

(...lo niegan, luego existe...)

Bien. Ahora una noticia que encantará a Cecé: "Durante el primer trimestre del año 2005, se ha mantenido la tendencia alcista de los últimos barómetros de hábitos de lectura y se ha confirmado la ruptura del tradicional empate entre lectores y no lectores. Entre enero y marzo de este año, el porcentaje de lectores ha alcanzado el 57,2 por ciento de los españoles mayores de catorce años y, a diferencia de ocasiones anteriores, el porcentaje de hombres lectores (58 por ciento) ha superado al de las mujeres (56,5 por ciento)". Aunque sospecho que este desequilibrio de última hora le amargará la cena. Esa paridad, que parece mentira en el siglo XXI...

¡ dijo...

reto a los que tanto las critican, instalados en lo alto de una ficticia atalaya de superioridad, a que escriban una al menos similar..

Me temo que se confunde, como tantas otras veces, el análisis con la creación. ¿Qué tiene que ver hacer algo igual o mejor para poder notar que tal o cual cosa es menor, mala, o garrafal? ¿Qué pasa? ¿A qué viene esto? ¿Es que uno no va a poder decir "esta carretera está mal hecha" cuando está poblada de baches y socavones sin que alguien le tenga que decir que se haga ingeniero de caminos?

Ya temo el día en el que, por decir que tal señor es un cabrón con pintas —y se me disculpe el lenguaje— me vengan a responder: ¡Pues a ver si tiene usted un hijo y lo hace mejor persona que éste, a ver si puede!

¡ dijo...

Por lo demás, lo que siempre digo: aquellos señores del III Reich ( y no sólo ellos: siempre elegimos los casos extremos) que leían a Goethe en tanto el oscuro silencio de la deshumanización cruzaba los campos de exterminio, lo hacían pese a Goethe, y no gracias a él.

Un libro, así, en abstracto, puede compilar majaderías a troche y moche, y no mejorar a nadie. De la misma manera, un libro puede ser excelente en sus enseñanzas morales y dar pauta, por mimesis o por acicate, a mejorar a un ser humano. También a enseñarle, qué duda cabe.

Lo malo de estas posiciones que adopta usted, signore Paolo, es que el desencanto parece que niega el otro lado, el que siempre se ha resaltado. Si hay quienes eligen blindarse al aprendizaje, a la mejoría...¿es delito que debamos imputar exclusivamente al acto de la lectura?

Paolo dijo...

No, no, Robert, era sólo por contrarrestar los efectos de las campañas en pro de la lectura... Mi contribución, modesta, claro, para hacer más grande el día del libro.

Saf dijo...

Sr.R..... no deje Ud. al azar el encontrar (siempre) un pelo de provocación, dos kilos de sarcasmo, media libra de ironía y un pellizco de amargura en lo que en este blog lea. Es una mezcla perfecta con la que adereza Lmvn sus buenas letras, su mucha cultura y su aguda inteligencia.

Saf ;-))

Saf dijo...

Y volviendo al tema... hay veces que la gente no "comete" un libro, sino que lo PERPETRA (sin atenuantes).... que todavía tengo en la retina uno de Gonzalo Alvear, otro de María Vallejo-Nájera y la saga-historia de Almudena Arteaga... por decir algunos.

Artaher dijo...

¿uno de María Vallejo-Nájera?
¿Cuál, cuál de ellos?
(No se por qué algunas personas se empeñan en ........... (autocensurado)un apellido ilustre)