lunes, 19 de noviembre de 2007

Setas envenenadas

J. leyó de un tirón Help a él, la novela inclasificable de Fogwill, antes incluso de que la editorial anunciase su primera publicación en España. Quería dormir, pero no podía; olvidar, y era imposible... Todo lo golpeaba en la soledad fría de la noche. En las imágenes abracadabrantes y alucinógenas provocadas por el jarabe de Vera, que era como el peyote de las ceremonias aztecas, cualquier cosa cabía. El coito interminable, la mezcla de semen, orina, heces y sangre con la que se saciaban los amantes, la sed inextinguible del poeta, el deseo ferviente y macabro de la muerta, porque Vera, aunque hablase y se frotase contra el cuerpo del otro, estaba real y completamente muerta... Y mientras la ficción tomaba fuerza, rellenaba los huecos de la realidad, temblequeaba en la luz tenue del cuarto desnudo, la cama vacía se convertía ante él en el Gran Teatro del Mundo, el Aleph donde todo giraba y se condensaba, visible pero inalcanzable, y la imagen espectral de Vera se fundía justo delante suyo con la de la mujer a la que había amado en noches como aquélla. Y se materializó ante sus atónitos ojos su auténtica dimensión de pulga, quebrada por el peso del vacío y de la cobardía. Todo es inútil. Ninguna repetición es posible. No hay París. Nada se repite. Ni se recupera.

27 comentarios:

Ginebra dijo...

Nada se repite ni se recupera; es cierto. Y triste.

it dijo...

Y no hay París.

it dijo...

Bien.
(Ya he vuelto en mí)
Tengo que decirle queeeeee... después de meditarlo profundamente con la almohada puessssssssss QUE NO ESTOY DE ACUERDO.
No.
Sin leer a Fogwill.
Sin conocer a J.
Me atrevo a discrepar. Porque sí hay París. Como también se puede volver, una y otra y otra vez, repitiendo sin pausa y sin final. Y recuperar, en la memoria, cuantas veces se quiera... como el recuerdo de los puentes sobre el Sena.
Y lo que se recuerda o se imagina, es tan real como el resto de los espejismos que conforman el escaparate que es la vida.

El contrario, mujer u hombre de los deseos; aquel que soplamos como a un dandelion de los deseos y de quien esperamos ¿la felicidad? ¿un rato gratificante? (siempre esperamos algo) puede ser uno, muchos en uno universal, un cúmulo de cosas que integran una unidad... da lo mismo. El hecho es que es unidad, uno. Y que "esperamos" nos saque de la nuestra propia, pasivos la mayoría de las veces. Vamos detrás, cuando deberíamos ir delante, dejándonos seguir.

Si me ha comprendido Ud. -mascullante y críptica, como estoy- incendie un parque en su ciudad para que yo pueda verlo desde aquí. O en su caso... asienta con la cabeza, que también se hará sentir.

;-)))

P.D. ¿que cómo he sabido que Ud. se equivocaba en su conclusión final? -Porque al cerrar los ojos... recordé que tenía Ud. tatuados los puentes, Notre Dame, Las Tullerías, el Sena... todo, bajo los párpados.

Ginebra dijo...

Que no, miss criptica, que no es así. Nada se repite, las cosas y las situaciones cambian siempre porque nosotros los de entonces ya no somos los mismos. Nunca somos los mismos.

Paolo, no le haga caso y no pegue fuego a ningún parque, que las jacarandas están fantásticas como están y tardan mucho en crecer (menos mal que llueve a mares y tampoco podría hacerlo)

Ignacio dijo...

¿Qué es un dandelion?

it dijo...

Nach, ¡felicidades! pero... ¿cómo un inglesófilo como tú NO SABE lo que es un dandelion? -¿No has soplado nunca alguno, cerrando fuerte los ojos y desando con toda tu alma que se cumpla lo que estás pidiendo???????
¡Cosas veredes!

Ginqueridísisisisisima: solía decir Hagen, antes de dedicarse a las eurodefensas de lo suyo... algo muy parecido a lo que has expuesto. Añadía, también, que no podíamos -tampoco- profetizar sobre el futuro ya que, en nuestro cambio constante, las situaciones y nosotros mismos seríamos diferentes.
¡Ja!

Yo te digo que no.
Y te darás cuenta de cómo de erronea es esa postura si te acuerdas de no olvidar queeeeeeeee... las personas próximas a tu corazón, aquellas por las que sientes vivo afecto... quizá tus amigos del colegio, de párvulos, de la calle... no parecen envejecer, jamás.

Lo que mantenemos próximo al corazón ni acaba, ni cambia, ni deja de repetirse a voluntad, cuantas veces queramos, en nuestra memoria.
Por eso hay París.
Y Vera, la del libro que NO HE LEÍDO, puede restregarse contra el muslo de J., aunque esté muerta.

He dicho.
(Y escucho atenta)
¡lástima no sea temporada de dandelions... sino de níscalos! ¿alguien ha probado soplar un níscalo o ésta seta envenenada de don Paolito???

it-itita-buena-y-bonita

Faustine de Morel dijo...

Cuando me agobio mucho (que no es que suela agobiarme con facilidad, pero cuando lo hago, lo hago mucho), lo que suelo hacer es dividir el futuro en fracciones de cinco minutos. No esperar nada grande de él, sino simplemente, cinco minutos más. Y a ver qué pasa. En los primeros no suele suceder nada, el asco se mantiene, pero para los siguientes cinco ya tengo una llamada de mi madre (o de alguna hermana, o de una amiga) que llena el espacio, y me calma, y a los siguientes han entrado los críos en casa, y para los otros cinco siempre pasa algo, de lo cotidiano que me rodea, que me calma. Será que lo cotidiano que me rodea, me hace feliz, me es suficiente, será, pero también es que si espero (desespero) que pasen otras cosas, más grandes, más satisfactorias, mucho más felices, me pasa que se me hace el día eterno y cuando llega la noche no ha pasado nada. Salvo que me he perdido un montón de montones de cinco en cinco minutos.

Por lo tonto, fracciones. El futuro está en las fracciones. París está en esas fracciones. ¿Cómo no iba a estar? Y como no esté, y tal y como dice la Sitait, ¡vamos a por él! A por él, a por Móstoles, a por la Aljorra y adondehaigafarta.


Ps: eso no quita que haya pegado en la nevera, como una adolescente, y en conexión directa con el universo (porque yo lo valgo)todo lo que deseo. Y ojito, que TODO se está cumpliendo. En cierta manera (me voy a extender demasiado, pero mientras no me duerma...) es como cuando te preocupan un montón de cosas que tienes que preparar y optas bien por llevarlas en la cabeza, bien por hacerte una lista. Cuando te haces la lista consigues sacarte el tema de la cabeza, seguir teniendo que hacer PEEEERO liberándote de la presión de enumerarlo todo en la cabecita. Pues lo de la nevera es igual. Yo ya hice mi pedido al universo. Ya está. Un cuarto de libra con queso, papas grandes, coca grande. Y el universo va haciendo mientras yo disfruto de lo mío, de cinco en cinco.

(¿Qué? ¿Cómo se les queda el cuerpo? XDDDDD)

((Pues lo que yo decía.))

Faustine de Morel dijo...

Y después seleccionar un poco las lecturas y no tirarse a las amargantes. A las lecturas amargantes, digo.

:-)

Ignacio dijo...

No tirarse a las amargantes... si mi padre me hubiera dado ese consejo, hace veinte años, qué ahorro, qué incomparable margen dededede todo.

Sabia, es sabia hasta sin querer
;-))

-----------------------------------
Gracias, D. Y sí, ya caigo, esos como copitos de nieve con palo, ¿no?

Yo tampoco creo que nada vuelva ni se recupere, y eso que acabo de conseguir, con gran esfuerzo artesano, reconstruir por una noche risas y complicidades de un tiempo más feliz. Pero eran otras, éramos otros. Y ¿sabes qué? Mucho mejor así.

T dijo...

'Nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña'.

Ya lo dijo Heráclito.

it dijo...

Vengo, acompañada por mis mesnadas: hermano mayor a la cabeza (saluda, Cavafis, sé fino...) para discrepar a la totalidad de: Gin, Nach y T. (Rose, tú no estás nominada, progresas adecuadamente y pasas a la siguiente fase).

¿Y qué es lo que dijo el bueno de Cavafis? -Pues entre otras cosas algo tan facilón de comprender como ésto:

-Vuelve una vez más, sensación amada (..)-

Y es que ahí en ese "vuelve" y en el de aquí, de Nach: "Yo tampoco creo que nada vuelva ni se recupere" es donde está el matiz.
Ajá.

Porque lo próximo, lo cercano, lo absolutamente íntimoysegundapiel de nuestros afectos... no puede volver o recuperarse POR LA SENCILLA RAZÓN DE QUE NO SE HA IDO. Permanece. Siempre. Inmutable. Da igual el tiempo que pase, las circunstancias (muerte incluída de alguno de los participantes).

Ahora claro, la vara de medir es personal. Pero piensen, piensen... ¿qué es aquello que les acompaña, en el mismo centro del corazón? -Lo esencial.

Mi socia, mujer castellana y sólida donde las haya, dice frases cortas/ grandes verdades. Una de ellas: la vida es larga. Que viene a significar, en los negocios, que nada que parezca irreparable o radical o definitivo, lo es.
El tiempo se ocupa de repetir una y otra y otra vez las mismas circunstancias.
Parecen distintas, quizá.
Pero lo esencial, es exacto.

Y ahora me voy a Sanchidrian.
A enredar, claro.
Besossssssss.

it


Oigan..... ¿quesquedonPaolitosabrámuerto??????

T dijo...

También fue Heráclito el que dijo que 'el camino arriba y abajo es uno y el mismo'.

;-)

Paolo dijo...

La señorita de Morel y el cuarentón Ignacio (felicidades a pesar del karaoke) harían bien en concretar un poco más sobre lo que ellos piensan que es una lectura amargante. ¿Es el último informe del IPCC una lectura amargante?, ¿el discurso chileno de Zapatero?, ¿la entrevista con Messi (utilizo el artículo determinado porque es siempre la misma)? ¡Vivan las lecturas amargantes!

Y por mucho que It se esfuerce, lo que no es, no es y además es imposible. Yo, por ejemplo, soy inmortal, así que es imposible que estuviera muerto.

T dijo...

Ha olvidado mencionar la hagiografía presidencial del bardo Suso del Toro pero bien mirado, ésa no es amargante es escacharrante.

Ignacio dijo...

Yo me eximo de concretar, que lo que hice fue seguir el chiste involuntario surgido por elipsis (y me callo, que parezco Poldo explicando los chistes de Adolfo).

Ignacio dijo...

Y no era karaoke. Que también hubo, y me encanta. Pero yo canté con músicos de verdad, que no es lo mismo.

(Por cierto, he aprendido la etimología de karaoke)

Faustine de Morel dijo...

La señorita de Morel triunfó (qué digo triunfó, ¡humilló!) al resto de participantas en el karaoke cuarentón (y ya de su simpatía y extrovertismo metiéndose a propios y extraños en el bolsillo... en fin, hablamos otro día) y aunque la señorita de Morel (divina, maravillosa señorita de Morel) podría aclarar qué significa "lecturas amargantes", no lo hará. Se preguntarán la razón. Bien fácil. Es evidente que el señor Paolo está (¡pero mírenlo!) lanzando balones fuera. A ver ahora, contra las cuerdas de la amargura y sin poder revolverse (Sita, qué buen equipo se ha perdido), qué argumentos le quedaban. Pues las lecturas. Y muy mal, se esperaba más de usted. Pero mucho más. Más cintura. Más juego de pies. Más chas, chas, de dedos. Más humo en el teclado.

¡Más madera!

(...)

Le Paolominí, cero points. Le Sitateam, tuelffff points.

(Qué divertida fue la fiesta de Nacho. ¡Qué bien lo pasemos, y cuánto disfrutemos!)

((Pero qué bonita fue...))

it dijo...

¡Y así vamos (claro)! ¡Unos de vivalavidakesunkaraoke... y otros -pobrecitos- venga de levantar y levantar el pais!

¡Cago 'n! XXDDD

Su ilustrísima y eminentísima serenidad, Paolo (melomanus aracnis et calzonibus)TAMPOCO se ha debido leer ese libro. No-no. Que se le está empezando a ver la plumilla, con este asunto escabroso de Vera y sus rozamientos.

Y queda, claro está, para la posteridad y el escarnio de generaciones futuras, la intriga de tal asunto:

¿Siendo, como declara el causante, inmortal, se restregó O NO LO HIZO, contra las carnes prietas de Vera, el día de autos? ¿Sí o no?

¿Puede ésto ("el coito interminable, la mezcla de semen, orina, heces y sangre", ejemm) -ya que los dos inculpados se reconocen más muertos que vivos- ser considerado lícito, moral y/o engordante? ¿Y saludable? ¿Y ecológico?

Item más: La pulga. Auténtico protagonista de éste post.

-AHÍ DEJO el kit....

No sin reclamar la presencia ¡inmediata! de Gin, algún testimonio sonoro de la actuación de Nach, y el carnet de baile de missmobile, de cuyo éxito fiestero no nos cabe ninguna duda.

it dijo...

...porque... ¡claro! ...aquí lo importante es SABER porqué, porqué, porquéeeeeee... Paolo sabe TODO de J., el sufridor marido de Gin.

¿Gin?

it-ita (ese sol de chica)

Paolo dijo...

Uyuyuy, que acabo de tener un deyabí. It bailando la lambada con J. mientras Gin se contonea tras la barra, la coctelera agitando, las pestañas mórbidamente aleteando, y la señorita de Morel, camel va, subjuntivo viene, espera a que pasen sus cinco minutos de subyugante plegaria íntima, para pegar la hebra con Ig, que se ha quedado enganchado en el da capo de "Da tempeste"...

Uyuyuyuy, qué peligro.

Faustine de Morel dijo...

Y lo buenas que son las subyugantes plegarias íntimas, que tan ricamente se pueden emplear en perdonar el agujero que deja un sobre postal que nunca llegó a llenarse con cierto libro que tanta alegría pudo dar recibir. En justicia dedicado y tristemente olvidado.

(jetilla de ojillos al techo: arrepiéntanse de sus delitos y faltas)

((cataclismo, así Heger))

Paolo dijo...

Time out.
El siguiente bloque de cinco minutos, un cafetito y mirar caer la lluvia. ¡Qué bonito está Cádiz cuando llueve! Y que siempre empiece a llover en viernes, cucha tú, qué cosas...

Paolo dijo...

¿Ya?
Bueno, pues ahora que ha salido el sol y estamos todos relajaditos, a dormir la siesta.

Ginebra dijo...

Aquí estoy, miss it, aquí estoy. Dígame qué quiere saber, que hoy estoy de lo más complaciente y parlarina.

Ginebra dijo...

¡Ah! Y es JB (vale, vale, les dejo que se echen unas risas y les sirvo el chiste fácil sobre la ginebra y el JB)

it dijo...

entoncesssss.... sus hijasss.... estooo... ejemmm.... ¿¿responden a "Hielo" y "Tónica"??? (juas, juas.... ¡perdón! -yo es que hoy estoy felizzzz, como una perdiz antes del ojeo!)

La cosa es que lo que más gracia me hace de todo (a parte, claro está, de comprobar la facilidad de réplica que tienen Uds.y ese fantáXXXXXXtico sentido del humor que les distingue entre mil) es pensar.... lo que hubiera dado de sí,este post de la cochinaza de Vera y la pulga menguante de J., siiiiiiiiii..... ALGUNO DE LOS COMENTARISTAS NOS HUBIÉRAMOS LEÍDO EL LIBRITO DE MARRAS!!

Y ahoraaaa... voy a incendiar un certo lugar... para no perder la costumbre de dar vidilla a las balsas de aceite...

Paolititititititito... dígame cuándo me invita a un café en Sevilla para compensarle la ausencia capitalina, ande.

Paolo dijo...

¿Mandeee?