martes, 4 de abril de 2006

Olas

Olas en el lago Garda [www.burtonini.com]

A esta música cálida

Morir es no oír más esta música cálida que está sonando ahora; no oírla de la mano del amor. Es no oír más la mar esta que suena con la música, el silencio que escucha, de la luna; no oírlos de la mano del callar.

No oír más lo que clama el dolor con el amor, lo que grita el amor con el dolor, a esta música cálida que ahora está sonando sobre el son de las olas de la mar, son de las olas de la mar, las olas de la mar, de la mar.

(Juan Ramón Jiménez, en los años dorados de su exilio.)

15 comentarios:

destellosplateados dijo...

Todavía resuena en el aire el dulzor del arpa. Precioso el poema y preciosa la voz. Gracias por haberlo conjugado todo, traerlo y dejar que lo disfrutemos otros. Un saludo.

Paolo dijo...

"Luna, que con tu luz iluminas todo
desde las profundidades del cielo
y vagas por la superficie de la tierra
bañando con tu mirada el hogar de los hombres.
¡Luna, detente un momento
y dime dónde se encuentra mi amor!
Dile, luna plateada,
que es mi brazo quien lo estrecha,
para que se acuerde de mí
al menos un instante.
¡Búscalo por el vasto mundo
y dile, dile que lo espero aquí!
Y si soy yo con quien su alma sueña
que este pensamiento lo despierte.
¡Luna, no te vayas, no te vayas!"

Eso dice Rusalka, la ondina, en la voz de Lorenza Pilar García, para el siglo, Pilar Lorengar.

destellosplateados dijo...

¡Ufffff!

destellospateados dijo...

Era un obvio "sin palabras". Ahora es doblemente precioso. Gracias

Er Opi dijo...

Ahora que parece estar con canciones, me encantaría leerle algunos comentarios sobre los "Kindertotenlieder". El primero, en concreto, lo tengo en la cabeza desde hace unos días, en que he estado analizándolo y me ha llegado a obsesionar.

Abrazos,

Er Opi.

Ignacio dijo...

Y cambiando de tercio podíamos analizar esta soberbia letrilla:

Olas que vienen de lejos
Olas que vienen y van
Olas que mecen los barcos
Hola qué tal, cómo estás

(Qué ganitas tengo ya de feria...)

Ignacio dijo...

O dicho de otra manera: qué kindertoten ni qué niño muerto...

Disculpen, la pimavera me ha agarrado fuerte, parece.

Er Opi dijo...

"qué kindertoten ni qué niño muerto..."

:-D :-D :-D :-D :-D :-D

Abrazos,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

Pues sí que se está haciendo de rogar la arañita esta. A ver, compañeros, Manual de Ausencias, ¿qué dice cuando se cumplen doce días de escaqueo vil?

Venga, id mirando, id mirando, que mientras voy a quitarme esta preocupación en el spa.

Er Opi dijo...

Según el Manual, las arañas que incumplieren con su deber de escribir un post cada dos días deberán estar sin escuchar música al menos tres veces el número de días que llevaran incumpliendo dicho deber contados a partir del último día sin escribir.

También dicen que estarán obligadas a escribirles cosas bonitas a las Donnas durante dos semanas, pero esto creo que lo podemos obviar. Seamos humanos.

Abrazos,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

Ojjjjj, ¿así que cualquier lugar es bueno para subírseme a las barbas, eh?

Bien, estoy segura que cuando vuelva nuestro querido Paolo "el malo", sabrá qué hacer con usted. Y su larga coleta.

Er Opi dijo...

Ah, pero... ¿entonces sólo ha leído mis recaditos en estos dos blogs de tooooooda la blogosfera?

(pffff.....)

Abrazos,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

Comprendo que mi atractivo, mi carisma, mi personalidad, estos dos preciosos yeux a usted le lleven por el camino de la amargura. Pero, ¿por toooooda la blogosfera? Oh, ¿no le parece demasiado (aquí el icono femeninísimo pestañeante)?


(Paolo, no perdamos más tiempo. Ahora lo tiene a tiro. ¡Deleeeeeeeee!)

Paolo dijo...

Pero esto qué es. ¿Es que no puede uno ni irse unos días de vacaciones y dejarle las llaves de casa a la vecina?

La donna è mobile dijo...

¿La vecina? ¿Qué vecina? ¿Usted ha tenido el valor de dejarle las llaves a la vecina proto-porno-rosa, con lo que eso es? Con razón don Opi y don Ignacio no salían de aquí.

Pffff, hombres...