viernes, 19 de agosto de 2005

Nueces

Escucho a Brigitte Fassbaender cantar Der Nussbaum de Schumann y siento que el paso del tiempo también puede ser dulce, como cuando viste a tu hija sonriendo por primera vez o cuando te dormías en las noches estrelladas y silenciosas esperando a que madurasen las nueces.

8 comentarios:

La donna è mobile dijo...

O como cuando ves a tus sobrinas mellizas de casi dos meses sobre el cambiador, libres de pañales y apreturas y les hablas, te ries, y ellas lo único que hacen es intentar mantener la cabeza quieta, y la mirada fija en ti, para acabar poniéndose bizcas dándome manotazos al aire. Que no me las he comido porque..

Para mañana me parece excesivo. No se pueden tener los niños así, cuando uno diga. Pero para la semana que viene sí. Traeré foto.

Robertokles dijo...

Digna hija de su gran padre...

Robertokles dijo...

...Y espere usted a escuchar el recital de un cada vez más abaritonado Schreier con Andras Schiff en la Lukaskirche de Dresde (Julio del 2002) que publicará Orfeo en breve.

Verá como las versiones masculinas no desmerecen.

Paolo dijo...

Esta canción la prefiero en voces ligeras. Posiblemente mi favorita sea la de Elly Ameling con Jörg Demus en aquel antiguo disco de DHM que incluía también esa versión de El pastor en la roca con la que todas las temporadas abría Fernando Palacios su inolvidable Música sobre la marcha. Tengo también un par de excepcionales versiones de Schwarzkopff, una del año 56 con Georges Reeves y otra del 67 con Geoffrey Parsosn. Me desarma la naturalidad de la primera de ellas. Esta de Fassbaender está bastante bien, aunque entre las voces graves femeninas mi preferida sigue siendo Bernarda Fink, en el gran disco schumanniano que grabó hace cuatro años con Vignoles para Harmonia Mundi. Si llega, esa versión de Schreier (tenor que, en mi opinión, ha mejorado con el tiempo, cuanto más joven más relamido) será bienvenida, pues apenas he escuchado Der Nussbaum en voces masculinas. Tengo por ahí una interpretación sólo aceptable de Wolfgang Holzmair, un barítono que prometía mucho, pero se quedó a medio camino.

Un placer siempre compartir gustos (y comentarios) con usted, R. (Por cierto, he perdido la dirección de su blog, y ahora que la donna ha quitado los enlaces no hay forma de encontrarlo.)

La donna è mobile dijo...

Con mucho gusto se la muestro, pero (ya le aviso) cuando vaya se va usted a encontrar con una sorpresa:

http://canzoniere.blogspot.com/

:-)

Gin dijo...

Me reincorporo a la lectura de blogs y a la ciudad, señor araña. Cuando usted quiera (si quiere) ya sabe dónde estoy.

Er Opi dijo...

Ejem... que nos acercamos al mes sin escribir, oiga...

Abrazos,

Er Opi.

La donna è mobile dijo...

Ahora vendrá, ahora vendrá...

¡¡Una de pistachos y dos botellines de neeeeeegra!!