jueves, 30 de agosto de 2007

Dimisiones e intertextualidad

El intertextual Racionero alaba el buen gusto político de Regás al dejar su cargo en la Biblioteca Nacional, uno de los nombramientos más nefastos de los que tenga memoria. En memorable entrevista publicada en marzo pasado, la novelista catalana mostraba un sectarismo que debería inhabilitar para la asunción de cualquier cargo de representación pública, pero lo peor era entonces la ignorancia supina que se filtraba intratextualmente por sus palabras y que debería inhabilitar a cualquiera para un puesto de tanta responsabilidad cultural como el que ha ostentado durante tres larguísimos años. Después de decir que Francia lleva 250 años de democracia e Inglaterra ¡800 años! y quedarse tan fresca ["Y llevamos treinta años de democracia; no somos Francia, que lleva doscientos cincuenta años de democracia, o Inglaterra, con ochocientos años."], lo normal es que un ministro decente la hubiera invitado a dejar en paz a don Marcelino Menéndez y Pelayo y a volver a su relajada vida de novelista (ya que ahora afirma que estos años han sido los más duros de trabajo de toda su existencia), pero la ministra era Carmen Calvo...

A los que contemplamos con estupor el habitual y deleznable chalaneo con los altos cargos de representación institucional nos queda el recurso a la sátira (¡y algunos se quieren cargar El Jueves!). No es que yo sea especialmente admirador de ese grupo del sotomundo cultural que responde al nombre de La fiera literaria, pero reconozco que pocas veces he podido acompasar mejor el ritmo de mi risa a nada como lo hice al de esta virtuosa carcajada, que he recordado precisamente ahora, desahogo primario de justicia postraumática.

6 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

El destripamiento exhaustivo de la novelilla de Regàs es ciertamente desternillante. Habrá que darse por satisfechos, ya que no podemos arrojarla a las aguas de Murcia -de lo más excitantes estos días. Aunque sería interesante acompañarla con Almudena Enormes y Lucía Echevarría (a quien al parecer han amenazado: a ver si cumplen) y tantos "otros y otras", como se dice ahora (¿quién se atrevería a enumerar tal catálogo de las naves?). Saludos.

Paolo dijo...

Bueno, de Almudena hay al menos tres viajes:
Las edades de Almudena
Almudena es un nombre de chotis
Caballos de cartón

La tercera es, con mucho, mi preferida...

(Ojo con los dos primeros enlaces, que son pdf.)

Paolo dijo...

El enlace de Almudena es un nombre de chotis es en realidad este.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Menuda tarde me he pasado con tus recomendaciones... Hacía tiempo que no me reía tanto. Por cierto, ¿sabes que la buena de Almudena, en la última feria del libro de la capi, declaró que a los lectores que le caían gordos (sic) les firmaba el ejemplar con un escueto "afectuosamente", siguiendo con ello los pasos de Borges? Mi reino por una escopeta.

Ginebra dijo...

Nunca he sabido qué méritos tenía Rosa Regás para ser directora de la Biblioteca Nacional. Y de sus libros no voy a decir nada, que cada vez que lo hago termino tomándome un lexatín.

T dijo...

Confieso que a mi 'Viaje a la luz del Cham' me entretuvo pero no pasé de ahí, todo lo demás lo dejé a la mitad y el Planeta ni lo abrí.

Los méritos para ser directora de la BN están clarísimos: tiene las simpatías de ZP. Con eso basta.